Sale a subasta un impecable Toyota Supra biturbo con cambio manual

Soporte técnico. Mundo, Noticias, Toyota

Se está subastando en estos momentos un impecable Toyota Supra biturbo con cambio manual a través de la conocida página especializada Bring a Trailer.

Un ejemplar de estricta serie que se encuentra en muy buen estado de conservación, de hecho, es uno de los mejores que hemos visto últimamente exceptuando claro está al Supra de 1994 que fue subastado recientemente por una cifra récord, nada menos que 154.000 euros.

Aunque no es tan excepcional como este último, básicamente porque el anterior prácticamente estaba sin estrenar, el Toyota Supra biturbo con cambio manual que subastan llama la atención porque también es una unidad muy original. Fue fabricado en 1997 y adquirido en el concesionario Toyota of Beaverton, en Oregon (EE.UU.), por el mismo propietario que lo ha puesto a la venta ahora. Está rematado en color verde perlado (‘Deep Jewel Green Pearl’), con un habitáculo tapizado en cuero de color marfil.

 

Al ser una unidad de 1997 comercializada en el mercado estadounidense, donde el modelo comenzó a venderse justo 15 años antes (aunque la historia del Toyota Supra empezó en 1978), presenta los logotipos ‘15th Anniversary Special Edition’. Bajo su capó se esconde el famoso motor 2JZ-GTE de seis cilindros en línea, un bloque equipado con dos turbocompresores que en la práctica entregaba 320 CV de potencia y algo más de 420 Nm de par.

Una mecánica que en este caso se asocia a la deseable caja de cambios manual de seis velocidades, una robusta unidad fabricada por los especialistas de Getrag. Como ya hemos dicho, desde que fue construido en 1997, este Toyota Supra biturbo con cambio manual ha pertenecido siempre al mismo dueño, que durante estos 22 años ha recorrido con él 62.500 millas, el equivalente a unos 100.584 kilómetros.

Ahora ha decidido desprenderse de él, subastándolo a través de Bring a Trailer, donde a falta de dos días para que termine la venta, las pujas ya alcanzan los 60.000 dólares. Un precio que supera con margen lo que costaba nuevo (su dueño pagó por él 40.320 dólares), pero que seguramente subirá todavía más conforme se aproxime el fin de la subasta.

Visto en Periodismodelmotor.com