Toyota GR Supra, una auténtica bala japonesa

Soporte técnico. Internacional, Lanzamientos

No todo son híbridos en Toyota. La marca nipona recupera con el GR Supra un nombre mítico. Desarrollado conjuntamente con BMW, la nueva versión del deportivo vuela a 250 km/h.

Una generación no ha conocido otra cosa en Toyota que coches híbridos, pero eso va a cambiar. Subidos a la ola de Fernando Alonso y sus éxitos en el Mundial de Resistencia (pero también de los triunfos en el Dakar o el Mundial de Rallies), llega el momento de que la marca japonesa despliegue su gama de deportivos. El primero será el GR Supra, un nombre mítico en Toyota pero que ha estado ausente durante 18 años, los mismos que su presidente, Akio Toyoda, un consumado piloto, se ha estado removiendo en su asiento esperando la llegada de un coche como este. Por fortuna para nosotros (y para el presidente/piloto de la compañía que no duda en ponerse al volante de cada uno de sus deportivos, de calle y de competición) después del Supra habrá más modelos de este tipo…, y más ambiciosos si cabe.

Biplaza, de propulsión trasera, con motor turbo… La misma receta que las cuatro generaciones anteriores del Supra, el coche que ha llevado la bandera de la deportividad en Toyota. Solo que en esta ocasión el desarrollo no ha sido propio, sino que surge de una asociación con BMW que permite dividir los costes de la concepción y fabricación del modelo. Aunque estéticamente no se parecen demasiado, el Toyota Supra y el BMW Z4 son primos hermanos, si bien el japonés solo se venderá como coupé cerrado mientras que el Z4 es un elegante descapotable.

El GR Supra (GR son las siglas de Gazoo Racing, la división deportiva de Toyota y creadora de los coches de competición de la marca) impacta a primera vista por su diseño agresivo, fuera de lo común y muy al estilo japonés, casi de cómic. El morro es afilado, la cabina del piloto está bastante retrasada y el corte de la luna delantera y las laterales recuerda a la carlinga de un avión. La zaga es su lado más atractivo y donde mejor demuestra su poderío, insinuado en el spoiler integrado en la tapa del maletero y en los dos escapes enmarcados por un agresivo difusor de plástico. Su carrocería está llena de curvas, como si anunciara cuál será su terreno predilecto…

Porque el GR Supra ha nacido para la pista o para las carreteras de montaña. No hace falta ser Fernando Alonso para sacarle partido o, al menos, creer que se lo sacamos. Es un coche fácil de conducir, sin radicalismos en su comportamiento y que no nos va a estresar más de la cuenta. Y, si se quiere viajar con él, es suficientemente cómodo para hacerlo sin mayor problema que encontrar hueco en su maletero (de apenas 290 litros) para el equipaje.

Todo esto no quiere decir que no vayamos a disfrutar de su pilotaje. Al contrario. El motor turbo de seis cilindros y 340 caballos (el único que se ofrecerá) es muy suave y agradable, pero también empuja con fuerza y dispara la bala japonesa hasta los 250 km/h con mucha facilidad. No en vano, acelera de 0 a 100 en 4,3 segundos, una cifra más que respetable y que podremos experimentar por nosotros mismos seleccionando el programa Launch Control del cambio automático de ocho velocidades. Entonces, el Supra saldrá catapultado como si Fernando Alonso estuviese haciendo una salida de Gran Premio.

La electrónica de este biplaza incluye también un programa deportivo que endurece la dirección y la suspensión, aumenta la sensibilidad del acelerador y cambia el sonido del escape, haciéndolo algo más bronco y acelerando de paso un poco más nuestro pulso.

Interior de Calidad

En general, tiene ese toque premium heredado de BMW. Se aprecia en los cuidados materiales del interior, con un cuero de superior calidad a lo habitual en Toyota (y que ahora, por supuesto, es de serie), en su rodar refinado y en su equipamiento tecnológico, también más avanzado del que normalmente despliegan los modelos nipones: cuadro de relojes digital, lector de señales de tráfico, un control de crucero capaz de frenar y acelerar el coche por sí mismo, un asistente que devuelve al carril girando el volante si detecta un despiste… Sin embargo, parecerse a BMW no siempre es buen negocio. Este GR Supra se va a los 69.900 euros, una cifra muy por encima de lo que estamos acostumbrados para un Toyota.

Más información: www.toyota.es/coches/supra/

Visto en Expansión