lunar Así es el Lunar Cruiser, el vehículo lunar de Toyota lunarcruisersideviewbaja 660x330 1

Así es el Lunar Cruiser, el vehículo lunar de Toyota

Juan Mattos Noticias

visto en E-automotive

Toyota contribuye al programa Artemis de la NASA en el desarrollo de un vehículo para circular por nuestro satélite. Así es el Lunar Cruiser, el vehículo lunar de Toyota.

Toyota está desarrollado un vehículo muy diferente a lo que está acostumbrado. No se trata de un vehículo para circular por la tierra, sino para hacerlo en la luna. La marca nipona participa en el programa Artemis de la NASA, a través de la agencia japonesa aeroespacial, JAXA. El programa marca el primer paso en la nueva era de la exploración humana. Así es el Lunar Cruiser, el vehículo lunar de Toyota.

¿Qué tiene que tener un vehículo para circular por la luna? Las condiciones de la misión requieren mucho trabajo para que el vehículo sea cómodo. La tripulación tendrá que vivir a bordo, cerca de un mes, en un espacio reducido, sobre a superficie de la luna, un paisaje muy monótono. Así se plantean dos grandes retosla fatiga mental que puede afectar a la eficiencia y motivación del trabajo de los tripulantes y la dificultad de trazar un recorrido. Las tecnologías incorporadas irán encaminadas a ofrecer la mejor experiencia posible, con una capacidad todoterreno automatizada.

Entre las tecnologías que se encuentran en desarrollo figuran la prevención de vuelcos en la superficie del satélite, la navegación con señal de radio, la generación e rutas seguras por las que circular, un control de la dirección intuitivo y asistencia a la conducción con una pantalla superpuesta. Todo esto unido a un diseño interior, para dos o cuatro tripulantes que dé sensación de amplitud. Además, señalan desde la marca nipona, el desarrollo de estas funciones serán de gran utilidad en la tierra.

Desde el proyecto señalan que la mayoría de las funciones se han automatizado, ya que conducir durante 30 días por la superficie lunar resulta extremadamente exigente. Los astronautas podrán activar el control manual en casos que tengan que lidiar con alguna situación especialmente complicada.

¿Y qué combustible utilizará? El vehículo lunar estará movido por una pila de combustible regeneradora –RFC, por sus siglas en inglés- con el objetivo de sobrevivir a las noches lunares (las noches lunares tienen una duración de 14 noches terrestres). A través de la electrólisis del agua el sistema producirá hidrógeno de alta eficiencia usando la luz solar para por la noche. Este desarrollo circular de luz solar, agua e hidrógeno será de gran utilidad para alcanzar la neutralidad en carbono también en la Tierra. Por ejemplo, para permitir el suministro de energía en pueblos remotos o campos de refugiados.

Desde Toyota señalan que si bien el comienzo fue el desarrollo de un vehículo para recorrer la superficie de la luna, luego se pasó a plantear el uso del hidrogeno como combustible. Para funcionar con hidrógeno se necesita agua, y si la superficie de la luna contiene agua podemos utilizarla para crear una sociedad basada en el hidrógeno, lo que podría llevar a la construcción de ciudades.

Otro detalle curioso del Lunar Cruiser. Los neumáticos desarrollados por Bridgestone serán de metal y no de goma, ya que la goma se degradaría a la mínima en la superficie lunar.